El concurso de relatos CEXT y HolydayCheck ya tiene ganador


El afortunado usuario ha sido Diego Nicolás Fernández con (http://www.cext.es/index/accion/detalleUsuario/id/7813/) con el que ya nos hemos puesto en contacto y nos ha manifestado su aceptación y entusiasmo ante el premio, consistente en un viaje a España para dos personas.

Desde CEXT, queremos reiterar nuestra enhorabuena al ganador y agradecer la participación y el interés con los que habéis seguido el concurso todos los demás, ya que hemos recibido más de 700 relatos.

Os invitamos a seguir informados en CEXT y a seguir ayudándonos a crecer con vuestros comentarios y publicaciones.

Por último, aquí os dejamos el relato de Diego sobre la ciudad de Almería:

Una vez allí era temprano para rendirse, me dispuse a jugar otra partida, por lo que realicé un nuevo intento. Tampoco tuve éxito en éste y ya sin regresar al punto de origen continué insistiendo y fallando, pasando varias veces por los mismos lugares, entrando en oficinas equivocadas y abriendo puertas de despachos incorrectos, lugares que parecían ser el que buscaba pero no lo eran. Preguntar a la gente tampoco era de mucha ayuda. ¿De qué sirven indicaciones del tipo “pasando A, doblando en B” si uno no sabe dónde es A ni B? Debería preguntar por estos puntos también, y me responderían con referencias a los sitios C, D y E, y así hasta agotar el abecedario. Además se daría la paradoja de que C podría ser precisamente el sitio que desde un comienzo estoy buscando.

Preguntando uno no haría más que acumular lugares para buscar.Había caminado ya bastante y creía haber pasado por todos los lugares posibles del radio en el que sabía se encontraba la oficina que buscaba, pero no había caso, no había podido localizarla. Decidí darme por vencido y reiniciar el desafío al día siguiente. Por el momento iba a visitar el Museo del Aceite de Oliva que se encontraba justo donde decidí finalizar la deriva. Por demás ya había pasado cinco veces por su frente durante esa mañana.

El Museo del Aceite de Oliva presenta una sala adornada con artefactos antiguos, piedras para moler las olivas, máquinas más evolucionadas, un dispositivo para separar la pasta del líquido, y un conjunto de cinco o seis tinajas para depositar el aceite. Fue un buen lugar para concluir el día. Hoy me dispuse lograr mi objetivo, llegar a la oficina de Correos. Salí decidido, caminando de modo convincente pero por supuesto caí nuevamente en el laberinto, y estuve deambulando otras dos horas, incluso pasando por lugares en los que no había estado el día anterior. Finalmente, de forma azarosa di con una plaza que no se me había ofrecido hasta ese momento, y que reconocí como el lugar que buscaba. Al fin había llegado, caminé rápidamente hacia la esquina, ahí estaba la oficina, lo había conseguido. Sin embargo, para mi frustración, al acercarme lo único que vi fue una oficina cerrada con un cartel con la siguiente inscripción: Nos mudamos a Calle Marín.

Reprimí todos mis impulsos, sabía que con nervios y violencia no solucionaría nada, así que pragmáticamente crucé la calle, me senté en una ventana y abrí el plano de calles para buscar esta tal, Calle Marín. Lo hice tranquilamente, intentando no entrar en una crisis de nervios. Era fácil, entre los cientos de palabritas que se veían minúsculamente en el plano, una sería Marín.

Creo que estuve alrededor de veinte minutos buscando la calle en el plano, pero no apareció. Fue suficiente que decidiera descansar la vista y levantar la mirada para dejar de ver el plano y ver frente a mi, en la parte alta de una pared, la inscripción “Marín”.

¡Ya estaba en la calle que buscaba desde hacía veinte minutos! Tranquilo, ni un gesto.¡¡¡Bastó que me levantase y viese alrededor para darme cuenta que estaba sentado en la ventana de la oficina que buscaba desde hacía veinte minutos!!! Tranquilo, ni un gesto.

Mi mente no emitió opinión alguna al respecto, tomé mi bolso, ingresé en la oficina, despaché la postal y me retiré sin pensar u opinar sobre lo sucedido, sólo recordando el camino al que debía regresar en cinco días.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: