Un paseo por tres ciudades checas protegidas por la UNESCO


Una excursión de una o dos horas desde la siempre cautivadora Praga permite conocer otros bellos rincones de la República Checa. Proponemos esta vez un recorrido por tres ciudades Patrimonio Mundial de la UNESCO de Bohemia Oriental y Moravia Septentrional.

Tres ciudades checas protegidas por la UNESCO

Kutná Hora es una excursión clásica desde la capital checa. Situada a 65 kilómetros, fue durante la Edad Media una de las ciudades más importantes de Europa ya que solo era superada en población por la propia Praga en Bohemia.

Sus minas de plata -de ahí su nombre original, ‘Montaña de las Minas’- la convirtieron en la ‘fábrica de moneda del Estado’ entre los siglos XIII y XV. Luego las minas se agotaron y la ciudad pasó al olvido, acrecentado incluso más después de un destructivo incendio en 1770 que asoló la ciudad.

Gracias a esta decadencia, la riqueza arquitectónica de Kutná Hora se mantuvo atestiguando su pasado ilustre. Dar un paseo hoy por sus calles es una auténtica delicia tanto por la tranquilidad de sus calles como por la belleza patrimonial de sus construcciones.

Comenzando por el Colegio Jesuita, del siglo XVII, y su hermoso paseo presidido por 13 grandes estatuas barrocas que nos trasladan por su paralelismo artístico al célebre Puente de Carlos en Praga. Las vistas aquí no conducen a ningún río como en el caso de la capital checa sino a un maravilloso campo de vides en el valle de Vrchlice donde se cría un excelente vino. Caldos que conviene degustar, aunque tampoco le va a la zaga la sabrosa cerveza negra de la zona.

El bello paseo finaliza en la Catedral de Santa Bárbara, templo dedicado a los mineros, pues fueron ellos los que financiaron su construcción. El edificio simula un gran barco con sus llamativos arbotantes (los remos), y la cubierta (las velas impulsadas por el viento). Sus orígenes se remontan al siglo XIV pero la catedral no se terminó hasta cinco siglos después. Una reciente restauración impulsada por las instituciones europeas le ha permitido brillar en todo su esplendor.

Tres ciudades checas protegidas por la UNESCO

Es este el rectángulo dorado de la ciudad, aunque no faltan otros edificios interesantes en el centro como la Iglesia de San Jacobo, la Casa de la Piedra o una Columna Votiva de la Peste. Pero la mayor sorpresa la encontramos a poco más de tres kilómetros del casco antiguo en el barrio de Sedlec. De camino al cementerio hay un viejo monasterio en cuya cripta se conserva un excepcional osario.

Como este era el lugar indicado para enterrar a la antigua nobleza bohemia y en 1870 se había agotado el espacio disponible, Frantisek Rint recibió el encargo de emplear los huesos con fines artísticos. Rint utilizó al máximo su imaginación y creó a partir de cráneos, tibias y otros huesos todo tipo de candelabros, cálices y escudos de armas. El objetivo de este artista local especializado en trabajos de madera era construir una capilla utilizando los 40.000 esqueletos de los difuntos. Así lo hizo y hoy la nave está presidida por una llamativa araña de luces de tamaño natural y en funcionamiento hecha de huesos.

A 86 kilómetros de Kutná Hora espera al viajero Litomysl, cruce comercial de caminos entre Bohemia y Moravia y punto de referencia en la ruta de los compositores checos, pues aquí nació en 1824 Bedrich Smetana, no tan conocido internacionalmente como Antonin Dvorak, pero muy popular entre el pueblo checo. La pasión musical de la ciudad, que cuenta entre las dependencias de su castillo con un teatro del siglo XVIII en el que Smetana debutó al piano siendo un niño, culmina cada año en el Festival Internacional de Opera que lleva su nombre, el festival al aire libre de música más antiguo de la República Checa pues se celebra desde 1949.

La plaza principal constituye la principal atracción de Litomysl. Es una de las más grandes del país, aunque a primera vista parece una amplia y larga calle donde se instalan los mercadillos y las verbenas. La figura de su Ayuntamiento Gótico, flanquedo por las hermosas fachadas barrocas y neoclásicas, destaca desde cualquier punto de su casco viejo. Como su hermoso castillo del siglo XVI, gran ejemplo de residencia aristocrática de Europa Central en el Renacimiento.

De camino a Olomouc, la gran joya monumental de Moravia, conviene hacer una pequeña parada en el Castillo de Bouzov, un auténtico frenesí de torres, puentes, chimeneas y frontones que destacan sobre su llamativo tejado rojo anaranjado.

El castillo, que está situado en lo alto de una colina, guarda en su interior objetos que recuerdan su origen medieval. Su belleza, de hecho, cautivó a los nazis -y parece que de manera más intensa a su ‘Führer’- que instalaron en sus dependencias la base para Unidades de las SS durante la II Guerra Mundial. En 1945 el castillo volvió a ser propiedad de Checoslovaquia y posteriormente de la República Checa. En los últimos tiempos Bouzov ha sido utilizado por varios cineastas como lugar de rodaje en algunas películas.

La capital morava espera por esta ruta que ‘toca’ tres de los doce lugares registrados como Patrimonio de la UNESCO en la República Checa. Olomouc es la segunda reserva monumental del país después de Praga con un prodigioso casco viejo repleto de plazas históricas, templos parroquiales, hospicios, iglesias y su famosa Columna de la Santísima Trinidad, la clásica postal de la ciudad.

Tres ciudades checas protegidas por la UNESCO
La colosal columna, de 35 metros de altura, brilla por su grandeza y elegancia junto al Ayuntamiento renacentista y su reloj astronómico, ‘más proletario’ en sus motivos que el praguense debido a que fue destruido durante la II Guerra Mundial. La Catedral de San Wenceslao, el antiguo Palacio Episcopal, la Iglesia de San Miguel -con un fantástico interior barroco protegido por tres cúpulas-, la Iglesia de San Mauricio o el Palacio Arzobispal, donde el emperador Francisco José fue proclamado emperador de Austria en 1848, y las siete fuentes de la Plaza Alta y la Plaza Baja son imprescindibles en la visita de esta ciudad vinculada con España desde el siglo XVI por ser una de las primeras ciudades donde se estableció la Orden de los Jesuitas.

Fuente y foto: Europa Press 

Recuerda que puedes también puedes seguirnos en Twitter y Facebook

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: