Los españoles que emigran llegan a 55.000 en lo que va de año


En los nueve primeros meses de este año 2012, cerca de 55.000 españoles han hecho las maletas rumbo a países extranjeros, lo que supone un 21,6% más que en el mismo periodo del año pasado. En 2011 por estas fechas, fueron 45.000 los residentes con nacionalidad española que decidieron emigrar. En el curso de 2011, un 20% de estos emigrados españoles fueron jóvenes de entre 16 y 30 años. Habrá que esperar a las cifras oficiales para determinar qué porcentaje de españoles emigrados se encuentran en este margen de edad.

En cuanto a la cifra total de residentes españoles emigrados en lo que va de año, esta alcanza las 420.150 personas. Esto significa que en estos tres primeros semestres del año, se han marchado más personas que en todo 2010, año en el que dejaron España 403.013 personas de distintas nacionalidades. Todo ello teniendo en cuenta que los últimos meses del año 2011 fueron meses de fuertes flujos migratorios.

Teniendo en cuenta estos datos y siguiendo la tendencia marcada en los primeros meses, en 2012, según estimaciones de CEXT, la cifra de españoles emigrados estará cerca de los 70.000. Basta con atender a la media de emigrados españoles por mes, que de enero a septiembre se sitúa en 6.101. En la gráfica puede verse como esta media ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años.

Por primera vez, el número de españoles baja en todas las comunidades

El saldo migratorio -la diferencia entre las personas que entran y las que se van- fue de menos 137.628 personas -de ellas 25.539 españoles y 112.089 extranjeros- y por primera vez ha sido negativo respecto a los españoles en todas las comunidades autónomas.

Este saldo ha pasado de ser positivo -es decir entraban más personas de las que salían- en 2009, que fue de 47.362 y en 2010, con 62.156, hasta llegar a 2011, que se registró un saldo de -50.090 personas. Entre enero de 2011 y septiembre de 2012 han emigrado de España 927.890 personas, de ellas 117.523 eran españoles. Según el INE, en los doce últimos meses, la población española se ha reducido en 45.245 personas.

Fuente: INE / EFE

Siete de cada 10 jóvenes españoles de entre 20 y 29 años vive con sus padres


La emancipación tardía es el principal rasgo de los jóvenes españoles en comparación con los europeos. El 70% de quienes tienen entre 20 y 29 años vive con sus padres, según el informe ‘La transición de los jóvenes a la vida adulta. Crisis económica y emancipación tardía’, de la Fundación La Caixa. 

Los resultados del estudio, presentados en CaixaForum de Madrid, recogen que la crisis económica actual está acentuando el modelo español de emancipación tardía de los jóvenes. La edad media de abandono del hogar familiar se sitúa en torno a los 29 años, mientras que en otros países como Finlandia se produce a los 23 años.


Pese a que la emancipación tardía siempre ha sido un rasgo característico de los jóvenes españoles con respecto a los europeos, “actualmente esta emancipación tardía se produce de una manera forzada”, ha explicado Antonio López, el autor del estudio y catedrático de Trabajo Social y Servicios Sociales en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Mientras que en 2005 el 40,7% de los jóvenes de 16 a 34 años aún vivía con sus padres, en 2011 esa cifra era del 44,1%.

El estudio también confirma la solidaridad y la importancia del papel de la familia para evitar el riesgo de exclusión social de los jóvenes. Sin embargo, según afirma López, “esta solidaridad familiar alcanzará un límite tanto temporal como generacional”, debido al elevado número de parados y la mala situación económica que están atravesando las familias.

Además, la repercusión de la crisis y del desempleo en muchos hogares encabezados por jóvenes está provocando que, al no poder hacer frente a los pagos de hipoteca o alquiler muchos de ellos tengan que volver a la vivienda familiar.

En los últimos cuatro años ha habido un descenso del porcentaje de hogares encabezados por jóvenes, pasando del 16,4% en 2008 al 14,5% en 2011. La causa principal, por tanto, es el incremento del paro juvenil y la precarización laboral. 

La crisis ha acentuado la destrucción de empleo, especialmente en el colectivo de los jóvenes de entre 20 y 29 años debido a que, según explica Moreno, “este grupo ya era el que más contratos temporales tenía, y son, precisamente, este tipo de contratos los que más han sido destruidos”. En 2011, el 18% de los jóvenes españoles de 25 a 29 años de edad y el 44,4% de entre 20 y 24 años estaba en paro, frente al 5,2 % y el 2,8% de los jóvenes holandeses en esas mismas franjas de edad.

Además, los contratos temporales y la precariedad laboral que conllevan, provocan que hasta los jóvenes que trabajan no puedan independizarse. En ese sentido, el 18,7% de los ocupados entre 30 y 34 años y el 43,9% de los de 25 a 29 años todavía vive con sus padres.

Los jubilados gallegos son los emigrantes españoles con mayor precariedad


De los casi 127.500 emigrantes gallegos mayores de 65 años, un total de 13.080 (10,2%) reciben una ayuda de ancianidad del Ministerio de Empleo. Este balance hace que la colectividad gallega sea una de las que más problemas tienen, por encima del resto de emigrantes españoles. En este ranking de necesidad, le siguen los canarios (8,4%) de los 35.222 jubilados en el exterior de origen canario, apenas 3.000 reciben ayudas de ancianidad del Ejecutivo, los asturianos (6,2%) y los andaluces (5,6%).

La crisis actual que sufrimos en Europa, agravada con las sufridas en los últimos años en países como Argentina, Uruguay o Venezuela, ha provocado que los españoles en el exterior, en especial los mayores de 65 años, cada vez tengan más problemas de subsistencia. De todos los mayores que viven en el exterior, la mitad de los 27.057,que reciben pensiones asistenciales del Gobierno central son gallegos.

Imagen

Los emigrantes españoles que menos recurren a estas ayudas asistenciales del Gobierno son los madrileños (1,7%), extremeños (2,3%) y murcianos y castellano manchegos (2,7%). Provocado en buena parte debido a que son los que menos residen en el exterior. Por países de residencia, los emigrantes que residen en Argentina son los más beneficiados (más de 15.700 pensiones asistenciales), seguidos de Venezuela (4.298) y Uruguay (2.313).
Estas pensiones asistenciales por ancianidad, aprobadas en 1993, están dirigidas a emigrantes mayores de 65 años y que carezcan de ingresos o rentas suficientes. La cuantía es variable, en función de sus ingresos, número de familiares con los que conviva e ingresos de que estos dispongan y país de residencia –paridad del poder adquisitivo de España y el país de que se trate, teniendo en cuenta el nivel de cobertura de la asistencia sanitaria, la renta per cápita, las tasas de inflación, los niveles de pensiones y salarios y el coste de la cesta básica de la compra–.

De la última tanda de ayudas asistenciales a españoles en el exterior se beneficiaron un total de 27.057 emigrantes, según los datos del Ministerio de Empleo, lo que supone un 24% menos que los casi 36.000 del año anterior. “El número se ha reducido porque ha disminuido la cifra de posibles beneficiarios. Cuestión de edad”, explica el director de Migraciones, Aurelio Miras Portugal, al tiempo que destaca que el importe de las prestaciones se ha incrementado, en algunos casos hasta el 20%, como es el caso de pensionistas españoles en Venezuela.

Fuente: Faro de Vigo

La residencia madrileña “El Retorno” que acoge a mayores retornados, a la espera de ser desalojada


A las afueras de Madrid se encuentra “El Retorno” una residencia que acoge temporalmente a emigrantes retornados y niños de la guerra sin recursos, en el municipio madrileño de Alalpardo. Y que por falta de financiación están a la espera de ser desalojados, pero el problema principal, es que nadie sabe a dónde irán. Imagen

Ni la directora del centro, ni el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, encargado de gestionar el acceso a la residencia y su traspaso luego a centros de la comunidad de la que son originarios. La situación es crítica, ya que los recursos se han agotado y no pueden pagar ni a la empresa que gestiona el catering del centro, según las palabras de Consuelo Gala, directora de El Retorno y vicepresidenta de la Fundación Gumiel, a la que pertenece el centro.

19 mayores que esperan un nuevo hogar, ya que con la subvención de este año del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la Fundación no podrá hacer frente a los gastos. El centro necesita unos 440.000 euros y el ministerio les facilita 250.000. La Fundación se sostiene con esta ayuda, que se integra dentro del presupuesto de la Dirección General de Migraciones.

Los requisitos para entrar en el retorno eran superar los 65, ser español, valerse por si mismo y no tener recursos. Lo bueno del centro es la independencia que daba a sus mayores, ya que situado a unos 12 minutos de Alalpardo, al noreste de la región, les da plena libertad de movimiento: Uno de ellos asiste cada semana a las clases del programa para mayores de la Universidad Autónoma de Madrid; otras se acerca a Algete para comprar algunos caprichos con el dinero que les sobra de la pensión, una vez pagada la cuota del centro.

Esperemos que la situación se solucione lo antes posible y que los mayores encuentren el hogar que merecen, desde CEXT les dejamos el video que hicimos hace unos años en la residencia “El Retorno”:

El retorno de los emigrantes españoles (PARTE 3) http://www.youtube.com/watch?v=h0GrdBfbmco&feature=relmfu

El retorno de los emigrantes españoles (PARTE 4):
http://www.youtube.com/watch?v=5WkWEuRNvZ4&feature=relmfu

Fuente: ElPaís

El Instituto Cervantes apuesta por los libros electrónicos


El Instituto Cervantes ha puesto en marcha en su red de bibliotecas un nuevo servicio de préstamo y descarga de libros electrónicos para todos sus usuarios a través de internet. El catálogo de libros accesible en esta plataforma incluye más de 3.000 obras sobre lingüística, obras literarias clásicas y contemporáneas de autores españoles e hispanoamericanos, historia, arte y literatura infantil.

El servicio tiene como objetivo la promoción de la cultura y la lengua de España e Iberoamérica. Todos los usuarios con carné de las bibliotecas del instituto que tenga un dispositivo de lectura y conexión a internet puede acceder, desde cualquier lugar del mundo, a los contenidos de la colección, cuyo catálogo incluye obras sobre lingüística, literarias clásicas y contemporáneas de autores españoles e hispanoamericanos, historia, arte y literatura infantil.

El usuario puede acceder «título a título» para la creación de su colección digital, frente a fórmulas más frecuentes como la suscripción o la compra de paquetes de contenidos cerrados, precisa dicha institución. Hay tres modalidades de lectura, la primera de ellas, la descarga libre, para publicaciones propias del Instituto Cervantes y para títulos libres de derechos de autor, que el usuario puede conservar en su dispositivo sin límite de tiempo.

En segundo lugar, el préstamo, destinado a los libros sujetos a derechos de autor (protegidos con sistema anticopia) y que se pueden descargar con un plazo de uso de 15 días. Y por último, la lectura y visionado en «streaming» (transmisión de vídeo en flujo continuo), para obras que se pueden leer o ver en línea, como los videocuentos, y que se disfrutan también en 15 días. Los formatos de las obras que se ofrecen desde la plataforma son los más extendidos: e-Pub y PDF, aunque también se pueden ver vídeos y próximamente se incorporarán documentos en MP3 y MP4 con grabaciones sobre literatura oral.

Imagen

 

El Instituto, que cuenta con bibliotecas en más de 40 países en los cinco continentes, pone en marcha este proyecto sostenible con varios objetivos. En primer lugar, mejora la oferta de servicios a los usuarios, que evitan tiempos de espera en la recepción de los materiales y ven ampliado el abanico de obras de préstamo y consulta. Los libros disponibles hasta el momento pertenecen a las editorialesGredos, Larousse, Iberoamericana, Red-e, Antígona y Leer-e(esta última comercializa los autores de la agencia literaria de Carmen Balcells). El Cervantes cuenta con bibliotecas en más de 40 países en los cinco continentes. Se trata de una importante herramienta de difusión cultural y de dinamización internacional de la industria digital española. Con ello, el Cervantes se adapta a una nueva realidad en la que los lectores habituados a los nuevos soportes crecen día a día, y los libros electrónicos están cada vez más integrados en los servicios bibliotecarios.

Fuente: Instituto Cervantes

¿Cómo cobrar el paro en el extranjero?


Muchos de nosotros estamos pensando en salir al extranjero en busca de trabajo, pero muchas veces el desconocimiento y otras veces la pereza de informarnos nos hace pensar en lo engorroso de las gestiones que deberíamos hacer. Pero debemos conocer nuestras posibilidades y una de ellas es, la salida prolongada al extranjero cuando se está cobrando el paro sólo está autorizada para trabajar, buscar trabajo, hacer formación o trabajar en cooperación internacional.

Si estás cobrando la prestación o el subsidio por desempleo y quieres viajar al extranjero tienes obligación de comunicarlo al Servicio Público de Empleo por escrito. Pero… ¿Cuánto tiempo podemos estar en el extranjero cobrando el paro?

Pues si te vas a ir como máximo 15 días, por el motivo que sea, te darán una autorización y podrás seguir cobrando el paro. Si tu planes son de más de 15 días, por el motivo que sea, no se puede continuar cobrando las prestaciones, ya que no se cumpliría la obligación de estar a disposición de los servicios públicos de empleo y mantener el compromiso de buscar trabajo. Hay una excepción, que es el caso del trabajador español que se marcha a un país de la Unión Europea para buscar trabajo, en cuyo caso es posible “exportar” el cobro de la prestación.

Imagen

La opción que más nos interesa por los tiempos que corren, es si nos vamos en busca de trabajo, estudios o acciónes de cooperación internacional, en ese caso, se interrumpe el abono de la prestación o el subsidio y hay dos posibilidades:

1) Has estado en el extranjero menos de un año continuado y cuando regresas a España no encuentras trabajo. En ese caso puedes solicitar que te vuelvan a pagar la prestación o el subsidio que se interrumpió cuando te marchaste.

2) Si has estado fuera más de un año y cuando regresas no encuentras trabajo, entonces no podrás volver a percibir la prestación o el subsidio, es decir, pierdes ese derecho. Si eres español y regresas de un país no perteneciente a la Unión Europea, Australia o Suiza, podrías tener derecho a un subsidio para emigrantes retornados.

Es muy importante estar informados en cuanto a todos los derechos y obligaciones que tenemos cuando cobramos subsidios por desempleo, ya que si no cumplimos las obligaciones de comunicación y periodo de permanencia, las sanciones son importantes y pueden dar lugar a que haya que devolver la prestación recibida y se pierda el derecho.

A modo de resumen:

1) Pedir la autorización por escrito en la oficina del SEPE (INEM). Tienes 30 días para viaje por territorio español ó 15 días si el viaje es al a partir del día de la solicitud. Esta autorización se concede siempre que durante esas fechas no haya previstas actuaciones de inserción laboral por mediación de los Servicios Públicos de Empleo.

2) Con la solicitud sellada por el SEPE pasar por el servicio de empleo de la Comunidad Autónoma y comunicar los días que se estará fuera, para evitar entrevistas de trabajo y/o de cursos de formación.

3) Cuando hayamos regresado de las vacaciones, comunicarlo en el SEPE.

4) Comunicar también en el Servicio de empleo autonómico que ya hemos regresado del extranjero.

Folleto informativo del SEPE:
http://www.sepe.es/contenido/prestaciones/pdf/GuiaDesplazamientoAlExtranjero.pdf
Fuente: citapreviainem.es


La situación de crisis actual está llevando a muchos jóvenes a salir de España en busca de oportunidades, de trabajo y, en líneas generales, de una vía de escape para poder tener un futuro mejor. Aunque no existen cifras oficiales ni una manera clara de conseguirla, la sensación es que esta tendencia existe y que las instituciones deben ampararles.

La mayor parte de estos jóvenes no se han parado un momento a pensar sobre los riesgos que ese viaje conlleva. Muchos de ellos han sufrido situaciones críticas en tierras lejanas, problemas con agencias que sólo buscan el lucro, condiciones laborales que resultan diferentes a las que se les había prometido, irregularidades administrativas, delitos o discriminación y todo ello con el agravante de encontrarse fuera de sus países. ¿Qué deben hacer en esos casos y dónde pueden dirigirse?

 

A diferencia de nuestros antepasados emigrantes, estos jóvenes cuentan con una potentísima herramienta capaz de conectarles al segundo con la información, otros jóvenes o las instituciones: Internet. Con tan sólo un ordenador y una conexión, los emigrantes del siglo XXI son capaces de informarse y relacionarse a través de las redes sociales, multitud de blogs y portales institucionales. La generalización del uso de las nuevas tecnologías no debe ser pasada por alto por parte de las administraciones públicas, pues son precisamente ellas las que deben liderar un movimiento integrador de los jóvenes que residen fuera de España. Se trata, en definitiva, de utilizar estas herramientas 2.0 para integrar a los jóvenes en la emigración del siglo XXI, que ellos mismos están protagonizando.

Desde la Administración Española siempre se ha contemplado la necesidad de apoyar iniciativas y medios que entiendan el recambio generacional.

Eso unido a que la salida de españoles que buscan un mejor futuro fuera es creciente, hace más importante si cabe la necesidad del buen funcionamiento de los servicios consulares, migratorios, educativos, etc. El próximo día 25 de abril tendremos la oportunidad de comentar estos retos con el Director General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios, D. Luis Fernández Cid, en uno de los encuentros que CEXT viene celebrando desde principios de año con diversos representantes de instituciones españolas en el exterior.

Por otro lado, la integración de estos jóvenes en los colectivos españoles en el exterior es imprescindible para poder establecer el relevo generacional y el aprovechamiento de este colectivo de ciudadanos, verdaderos embajadores de España en sus países de residencia. En palabras del Director General de Migraciones, D. Aurelio Mirás, durante su último viaje a Argentina, los centros de españoles en el exterior tienen el reto de integrar a los jóvenes. Para ello hay que apostar por iniciativas que se configuran entorno a un público joven, que utilicen su lenguaje y los medios digitales, y que consigan su participación en los movimientos y colectividades españoles en el exterior.

Uno de los problemas que tenemos en la sociedad española actual es el desánimo con el que nos enfrentamos a cualquier trámite con los organismos públicos. Paradójicamente estos organismos están haciendo una labor muy importante que no se está viendo reflejada por la mayoría de la colectividad que vive en el extranjero porque no está siendo bien comunicada. En primer lugar, porque seguro no se están usando los canales apropiados y segundo porque el mensaje es demasiado institucional y complicado, cuando realmente estamos asistiendo a la sociedad de lo instantáneo, donde el canal más utilizado para comunicarse está limitado a 140 caracteres.

Recuerda que puedes también puedes seguirnos en Twitter y Facebook

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.